Entrevista a Sebastián Koziner, creador de Oni

OniCJC: Para empezar ¿podrías presentarte?

Mi nombre es Sebastián Koziner, soy ilustrador y diseñador gráfico en videojuegos desde mas de 8 años, y actualmente trabajo y soy co-fundador de Monkey Horde, un pequeño estudio de Videojuegos ubicado en Capital Federal.

CJC: ¿En qué juegos has participado haciendo la gráfica?

Gracias a Board Game Geek participe en muchos pequeños emprendimientos. Hice el diseño gráfico de Epic Wars, un juego próximo a salir en Kickstarter para financiar su edición, y el de Pocket Explorers, un print & play de alta calidad que esta en proceso de cerrarse. También estoy ayudando a la gente de Eurojuegos Buenos Aires con la grafica de Helix, un excelente juego de helicópteros argentino de Juan Carballal que esta en proceso de desarrollo y al que le tengo mucha fe. También he hecho trabajos menores para otros juegos, Stomp-ede!, Gentleman’s, Kardtects, todos pequeños proyectos autofinanciados que trato de apoyar con trabajo accesible para que puedan salir pronto en Estados Unidos.

Logo Oni

CJC: Al momento de diseñar las imágenes de los juegos de otros ¿qué libertad tenés ¿Te dicen todo muy masticado o te permiten volar un poco? En ese sentido, ¿cuánto de creación propia ponés?

La verdad es que no hay una regla, cada cliente es un mundo. He trabajado con personas que tenían todo muy claro y lo mio fue mas que nada un proceso casi técnico mas que artístico, y en otros casos me han dado un poco de info suelta y que proponga todo yo.  Pero contrariamente a lo que uno imagina, uno no es mejor que otro, a veces cuando la persona tiene en claro lo que quiere el proceso sale aceitadisimo y con una calidad muy pulida, y a veces el exceso de libertades lleva a un sin fin de iteraciones que terminan aburriéndote. Creo que lo mejor es un autor que sabe lo que quiere y como lo quiere, pero acepta tus sugerencias estéticas libremente, como me ha pasado con el caso de Helix por ejemplo, un juego nacional en el que estoy trabajando con gente muy copada que espero con ansias pueda editarse pronto.

CJC: ¿qué opinas de la situación de los juegos de mesa en Argentina y cómo la compararías con la de los videojuegos?

Sobre los juegos de mesa, si bien es una industria saturada por siempre las mismas cosas y los chicos se viven aburriendo con el Monopoly, veo que de un año a otro hay sorpresas muy lindas en el mercado local que pueden de a poco ir opacando eso. Este año Luis Marcantoni saco dos juegos propios con editoriales diferentes, lo cual ya habla de autores argentinos que se van haciendo una trayectoria. También esta el caso de Alejandro Maio Sasso que esta a punto de sacar a la calle Días de Radio, un juego divertidisimo que pude jugar el prototipo y espero ansioso mi copia, con estos dos casos ya se ve que hay mucha movida que tiene muchas chances de llegar a la gente. Lo bueno de Argentina es que hay buena disposición, la gente compra juegos de mesa, el tema es que faltaban ofertas de buena calidad, si podemos hacer que en ves de un Estanciero los chicos se sienten con sus padres y jueguen un Días de Radio, el salto puede ser enorme.

La diferencia con videojuegos es que en ese rubro hay mucha piratería y consola importada, el argentino esta muy atado de manos para consumir videojuegos nacionales, es así como las pequeñas empresas como la que hoy llevo adelante vivimos del mercado extranjero, y estamos a años luz de que algún argentino consuma nuestras cosas. Pero lo bueno es que hay muchas empresas que viven de eso en nuestro país, y ambas ramas ayudan a que se formen diseñadores, artistas, y personas que entiendan al juego como algo mas que “cosas de chicos” para poder usarlo como la herramienta de formación y ejercitación intelectual que realmente pueden ser cuando el producto se hace con amor.

CJC: Por otro lado ¿jugás juegos de mesa regularmente? ¿Cuáles?

Mucho! Todas las semanas me junto con un grupo de amigos que también son del rubro de los videojuegos, donde nos sentamos a jugar y testear las diferentes cosas que vamos consiguiendo, ya que por suerte por nuestro trabajos pudimos conseguir varias copias de juegos diferentes. Personalmente prefiero los juegos caóticos y con bastante discusión, entre mis favoritos cosas como Cosmic Encounter o Bang!, pero también disfruto del manejo de recursos, intercalando en las juntadas cosas como Catan o Agricola.

También tuve durante un año una mesa fija de Descent, que por ser papa ya hoy día se me complica mas coordinar, pero pronto volveré al vicio que tanto extraño, jajaja.

Cartas Oni

CJC: Contanos brevemente cómo es Oni

Oni es un juego mas bien casual, del estilo Coup/Love Letter/Mascarade, pero con componentes de memoria y deducción que lo hacen un poquito mas caótico e intenso. El juego se desarrolla en Japón feudal, donde cada uno encarna a un Oni (espíritus salvajes del bosque) que compiten por hacer tropezar a las personas del pueblo, representadas como una ronda de cartas boca abajo que cada turno giran. A través de nuestras acciones intentamos adivinar la posición de nuestro objetivo en movimiento, y vamos consiguiendo que quede frente nuestro para atacarlo, pero en el medio los demás jugadores van a entorpecerte, confundirte, robarte el oro, volviendo al juego una mezcla entre intentar lograr tu estrategia y una lucha personal contra los demás jugadores.

Creo que lo mejor que tiene el juego es que siempre hay algo inesperado que cambia tus planes, generando pequeñas enemistades entre los Oni que culminan en un todos contra todos encarnizado, y eso lo hace diferente a todo lo que hay en Argentina que suele ser mas “lógico”, para convertirlo en un juego  que si bien tiene su estrategia, lo divertido es lo que se genera entre las personas, generando finales muy climáticos con muchas anécdotas después. Yo personalmente disfruto cuando la gente lo juega y al terminar se cargan entre ellos y se ríen por lo inesperado de lo que pasó.

CJC: ¿Cómo y porqué se te ocurrió hacer Oni?

Mi esposa, Rocio Ogñenovich, es una artista que siempre admire su trabajo, y que gracias a que Dioses y Budas se alinearon me dio pelota cuando la invite a salir. Por eso desde el día que espesamos a noviar tenia la idea de trabajar juntos en un juego. Empezamos con un proyecto muy ambicioso llamado Irkanaia, que luego se fue achicando de un juego de cartas coleccionables tipo Magic, a un stand-alone tipo Ascencion, pero al que aun le falta mucho pulido en sus mecánicas. Mientras trabajábamos en eso, se me ocurrió como exploración personal una idea sencilla para un juego casual, mas bien chico, donde pudiera tomar elementos de la discusión y estrategia de los juegos que me gustan para hacer algo chico pero divertido. La idea me pareció mucho mas sólida desde el principio y poco a poco fuimos haciendo algo de arte y testeandolo con gente que nos dio un feedback muy positivo. Así paulatinamente fuimos dejando el otro proyecto de lado para jugarnos por editar Oni, que hoy esta completamente cerrado y a la espera de poder completar la financiación que necesitamos para hacerlo llegar a todo el país.

Oni2

CJC: Finalmente, ¿qué le recomendarías a quien quiera diseñar su propio juego?

Uff, que pregunta! Me falta experiencia, creo que cuando termine varios juegos mas voy a poder hablar mejor de esto, pero lo que puedo decirte que aprendí hasta ahora, es que primero que nada, que se preocupen solo porque su juego sea divertido y jugable. Mucha gente con la que hablé piensa en marketing, publicidad, arte, y se llena la cabeza de diferentes etapas del desarrollo antes que pueda sentarse a jugarlo con amigos lo que tiene en su cabeza, o siquiera poder escribir las reglas.

Inclusive he hecho trabajos de diseño para personas de afuera, que nunca se lanzaron porque descubrieron que su juego no tenia la consistencia necesaria una vez que ya me habían pagado por el arte, lo cual fue frustrante para mi…¡ y para ellos ni te digo!

Por eso si logran ese prototipo jugable y esas reglas escritas bien armadas, todo lo demás les va a ser muchísimo mas fácil porque es caminar sobre una base sólida. Jueguen mucho y encárguense de probar cosas de la misma rama de lo que diseñaron, lo bueno de este rubro es que hacer investigación de mercado es lo mas divertido que hay, jajajaja.

Después, que no tengan miedo a equivocarse, todos vamos a diseñar varios juegos malos antes de llegar a ideas potables, sean concretos y terminen pequeñas cosas, que eventualmente hasta lo mas aparentemente inútil si se hizo de punta a punta deja un montón de experiencia. Tampoco sirve enamorarse de ideas gigantes, con pequeñas acciones y buenos prototipos a la larga se llega mas lejos.

CJC: ¡¡Muchas gracias Sebastián por tu tiempo y esperamos encontrar pronto a Oni en todas las jugueterías de la Argentina!!

¿Cuánto te gusto la nota?

Deja un comentario