Los juegos del año 2013 (segunda parte)

Continuamos con el listado de los juegos que marcaron este año. En la primera parte comenzamos con los juegos que se quedaron afuera del listado de los diez mejores, y continuamos con los puestos 10 y 9. Como ya lo explicamos, la selección se hizo en base a los premios recibidos por cada uno de los juegos y los comentarios y críticas que recibieron de parte de los expertos y también del público.

Los diez mejores

10- Agricola: All creatures big and small de Uwe Rosenberg

9- Lords of the Waterdeep de Peter Lee y Rodney Thompson

 

8- Hanabi de Antoine Bauza

Este autor se ha convertido en el autor éxito del momento, y sigue cosechando elogios con este juego. El mismo ha recibido el premio mas importante de la industria, el Spiel des Jahres 2013. Además resulto elegido como el mejor juego de cartas por el sitio alemán “A la carte”, termino sexto en la elección del juego alemán del año y finalista al juego español del año, y se ubica 107 en BGG. Pero es realmente poco para un juego SDJ, lo que habla del desprestigio en que esta cayendo este premio. No quiero decir que este sea un mal juego, pero no posee todas las características que tenían anteriormente los SDJ, que eran juegos que marcaban un quiebre por su dinámica. Si bien la dinámica del Hanabi es novedosa, no es un juego que marque la diferencia.

La originalidad del Hanabi radica en que las cartas que cada jugador posee están a la vista de todos los jugadores, excepto el poseedor de esas  cartas. En cada turno podemos bajar una carta, descartar una carta, o indicar a otro jugador, cuales cartas tienen un determinado valor o un determinado color. El juego consiste en un mazo de cartas en cinco colores, con los números del 1 al 5. Las cartas que bajamos deben formar una escalera ascendente de cada color. Cada carta bajada erróneamente nos da un marcador en contra. A los 3 marcadores se termina el juego, y el número de cartas que hayamos bajado es el puntaje obtenido por los jugadores. De esta manera vemos que este es un juego cooperativo, pero no competimos contra el juego, sino contra nosotros mismos para superarnos. Creo que esta cualidad hace que la rejugabilidad no sea muy alta en mi opinión.

7- Ginkgopolis de Xavier Georges

Uno de los éxitos del año entre el público francés, terminando en la posición 243 en el sitio BGG. Este juego no ganó ningún premio, pero estuvo nominado varias veces. En particular fue finalista al juego del año en Portugal, cuarto al premio Tric Trac d`Or 2013, quinto en el la categoría estrategia del sitio francés Ludo Cortex, séptimo en la elección al Meeples’ Choice 2012 y fue nominado para los International Gamers Awards Categoría multijugador.

Este es un juego en el que debemos construir y hacer crecer una ciudad. Es decir, podemos construir edificios mas grandes arriba de otros edificios ya construidos, o construir un edificio nuevo expandiendo la ciudad. Pero lo que construyamos tiene una implicancia directa en el futuro, ya que existen tres tipos de construcciones: los que nos dan recursos, los que nos dan nuevos edificios para construir, y los que nos dan puntos de victoria. Construir de estos últimos muy rápido hará que tomemos la punto al principio, pero que nos quedemos sin medios para poder seguir peleando. Ahora bien, las acciones posibles resultan de las cartas que tenemos en la mano. Al mismo tiempo todos los jugadores bajan una y realizan la acciones elegidas. El resto de las cartas se pasa al siguiente jugador, repitiéndose el proceso, por lo que las cartas no elegidas son las acciones posibles a los otros jugadores. De esta manera hay una interacción indirecta entre los mismos.

 

6- Keyflower de Richard Breese y Sebastian Bleasdale

Este es uno de los juegos que mas me gustó este año, y está actualmente en la posición 54 en BGG. Ha ganado el premio al juego del año en Portugal, terminando tercero en la elección de la gente en el  Meeples’ Choice 2012 y al premio Tric Trac d`Or 2013. También fue nominado para los International Gamers Awards en la categoría multijugador y terminó en el puesto octavo en la elección al juego alemán del año 2013.

La idea de este juego es la de construir una ciudad, que nos brindará recursos, puntos de victoria y, quizás lo mas importante, meeples. Es que estos funcionan como dinero al momento de las subastas para comprar nuevas losetas de ciudad, y sirven a la vez para activar los edificios para conseguir los recursos. El juego consta de 4 rondas, recibiendo al principio de cada una un cierto número de meeples de acuerdo a las subastas anteriores. Pero también se dispondrán de los meeples que fueron usados para activar nuestros edificios, por nosotros u otros jugadores. De esta manera debemos tener mucho cuidado en planificar que edificios comprar. Quizás la gran contra de este juego es que el numero de losetas de edificios es ligeramente superior a la cantidad de jugadores, por lo que los juegos se hacen muy similares entre si. Si el mismo tuviera el doble de losetas, cada juego resultaría muy diferente uno de otro, aumentando la rejugabilidad. El problema es que esto resultaría en un aumento de la aleatoriedad, lo que podría beneficiar a alguno de los jugadores independientemente de la planificación.

5- Brügge (Brujas) de Stefan Feld

Otro éxito de Feld (y van?), que terminó en la posición 270 en el sitio BGG. Debe ser el primer año en que ningún juego de Feld gana algún premio. Este juego, el mejor de este autor durante el 2013, no ganó ninguno, aunque si estuvo nominado muchas veces. Por ejemplo salió tercero en el la categoría estrategia del sitio francés Ludo Cortex y también tercero para el juego alemán del año 2013. Fue nominado al premio Graf Ludo 2013 y a los Gamers Awards Categoría multijugador.

Este es básicamente un juego de cartas. El tablero no es mas que un gran anotador para marcar los logros temporarios. Como es característico de este autor existen numerosas vias para conseguir puntos de victoria. Al ser un juego de cartas, esto implica que las cartas pueden ser usadas de numerosas maneras. Cada carta (independientemente de cual sea) puede ser intercambiada por dinero o trabajadores, o usada para construir una casa o un canal, o para eliminar alguno de los muchos problemas que aparecen. Obviamente cada carta también posee un personaje único que si es colocado habitando una de nuestras casas, nos dará habilidades especiales para las siguientes rondas. El juego de esta manera consiste en saber que cartas pueden ser usadas como complemento para colocar los mejores personajes en nuestro campo de acción. Un buen resumen sería “Agricola a la Feld”

¿Cuánto te gusto la nota?

Deja un comentario