Dominion

Es un placer poder presentar en esta oportunidad una review de Dominion, un juego que atrajo la atención de muchos  desde el primer momento.
En Dominion tu meta es construir un mazo de cartas, que en principio iniciará muy básico y para todos igual. A medida que avance el partido te encontrarás con la opción de adquirir cartas para mejorar tu mazo, con lo que obtendrás turnos más potentes y así intentar lograr la mejor puntuación posible.
Tu mazo inicial constará de 10 cartas, de las cuales 3 son estates y 7 son coppers. En cada  uno de tus turnos tendrás 5 cartas en la mano y tu poder de compra será la suma de los “tesoros” que tengas en ella, y aquí es donde se pone interesante… Al final del turno puedes adquirir una carta y sumarla a la pila de descartes (cuando se acabe el mazo podrás mezclar la pila de descarte para hacer un mazo nuevo). De esta manera habrás agregado una carta a tu DOMINIO y podrás usarla luego.

El verdadero juego inicia en este punto, cuando comienzas a mejorar tu mazo y logras tener turnos más productivos, ya que las cartas que vas adquiriendo incrementan tu capacidad de compra y así puedes acceder a las cartas más caras y más potentes. En algún punto del partido tendrás más cartas adquiridas que las 10 iniciales y tu mazo estará funcionando a toda maquina, pero cuidado no nos olvidemos que se gana con las cartas de victoria.

La meta de cada partida es lograr puntuar más que tus oponentes, esto se hace sumando el valor de las cartas de Victoria en el mazo de cada jugador, este proceso se realiza una sola vez y es cuando haya terminado el partido. Así que cuidado, podrías estar en ventaja… o no. Quizá te des cuenta cuando ya sea tarde. Existe un delicado balance entre las cartas de tesoro, las acciones y las cartas de victoria, el jugador que mejor manipule este balance será el ganador.

La primera pregunta que surge ahora es: ¿Cómo elijo las cartas que comprar? o bien: de dónde las elijo? Dominion incluye 25 cartas distintas, de las cuales en cada partida utilizarás sólo 10, esto le da un nivel de re-jugabilidad excelente, en el sentido de que dos partidas nunca serán iguales, pues el verdadero valor de cada carta está en la interacción con el resto.
El juego propone algunas  selecciones para las 10 cartas a utilizar, pero esto es útil solo en tus primeras partidas, ya que es mucho mejor dejar que el azar determine cuál es el conjunto de cartas disponibles, pues le da un toque de estrategia improvisada.

Un delicado balance

Como mencionábamos recién existe una sutil relación entre los 3 distintos tipos de carta en el juego: Tesoro, Acción, Victoria. Como primera medida hay que recordar que cada jugador tendrá turnos que comienzan con 5 cartas en la mano, luego, no podrás maniobrar más de lo que esas 5 cartas te lo permitan. En todas las partidas tendrás acceso a mejores tesoros que el copper, si los consigues comprar mejorarás el promedio de tesoro total de cada uno de tus turnos.

 

Hay que tener muy presente el hecho de que cada carta de victoria no es relevante hasta el final del partido, entonces ¿qué hago con ellas durante todo el desarrollo de la partida?… Nada. Esto es sin duda molesto porque recordemos que desde el principio ya están en nuestro mazo. Aquí es importante la idea de generar la capacidad de compra que nos permita adquirir  provincias, sin duda la carta más influyente del juego, dado que nos otorga 6 puntos de victoria y solo ocupa UN lugar en el mazo. Es decir no nos molesta tanto cuando la robamos, imagínate un jugador que quiera sumar todo su puntaje a fuerza de estates… habrá un punto en el partido en que su capacidad de compra estará realmente debilitada, pues ¡sus manos estarán llenas de cartas verdes que no hacen nada!

 

En el caso de las acciones es un poco más intrincado, dado que en cada turno no puedes jugar mas de una sola acción, luego, debes tener cuidado de no comprar demasiadas, pues podrías robar múltiples de ellas en el mismo turno y tener que descartarlas sin ser usadas (una verdadera lastima ya que pagaste por ellas!). Sin embargo hay acciones que te otorgan la opción de jugar mas acciones, es aquí donde se logran los combos mas complejos, pues concatenando los efectos de múltiples acciones se logran resultados excelentes. Es sin duda tentador, pero no debemos olvidar q el partido se gana con cartas de victoria y no con acciones; podría suceder que estemos muy entretenidos combinando acciones y comprando cartas muy costosas, pero si el partido termina y no logramos puntuar alto no saldremos victoriosos.
Existen cartas de acción en Dominion que interactúan directamente con el oponente, estas son las cartas de ataque. De esta manera podremos intentar frenar las intenciones de nuestros oponentes, al mismo tiempo que mejoramos nuestro mazo y desarrollamos nuestro plan.

Dominion es un juego rápido y ágil, sus partidas rara vez duran mas de 30 minutos, y es muy fácil jugar un partido después de otro. Conozco muy pocas sesiones de este juego que hayan terminado en la primera partida. Para aquellos jugadores que no manejen bien el ingles, la dependencia del idioma es intermedia, ya que una vez interpretadas las cartas  podemos jugar fluidamente. Su mejor manifestación es de a 4 jugadores, pero se lleva una mención especial la versión de 2 jugadores. En la caja básica encontraras todo lo necesario para armar partidas de 2 a 4 jugadores.
Se ha dicho que Dominion es un juego que se juega en el futuro, todo lo que compres debe ser considerado en su relación con lo ya adquirido y su  posterior  utilización.

Dominion cuenta con una serie de expansiones, que incluyen cartas nuevas que agregarán progresivamente diversidad de estrategias. La review de cada una de estas expansiones asi como un análisis detallado de las cartas más importantes quedan para las próximas entregas. Los dejo con imágenes de algunas de las cartas más influyentes de la edición básica.

¿Cuánto te gusto la nota?

Deja un comentario